Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando acepta nuestra política de cookies.

    1. Traje típico panameño y la nido
    2. El joyero de la nido
    3. Descripción de las prendas
    4. Telas usadas en la confección de la nido
    5. Cuidado y conservación de la nido
    6. Tipos de nidos
    7. Bibliografía

    TRAJE TÍPICO PANAMEÑO Y LA POLLERA:

    ¿Qué es la Pollera?

    La nido panameña nace del traje femenino español del siglo XVII, al lado del traje lujoso, existe el de diario; en ésa época era un traje, generalmente, blanco con una saya de amplio vuelo con dos o tres zócalos, con sobrepuestos o bordados en dibujo floral.

    La nido es producto de un arte anónimo que creció y se desarrolló al calor de nuestros hogares campesinos, entre el ambiente más puro de nuestra artesanía femenina.

    Es el traje típico de la mujer panameña, que está compuesto de dos piezas separadas, que consisten en una vestimenta y un pollerón confeccionado con tela fina.

    La Camisa: está formada, en su interior, por un armazón básico revestido de un papabalazo y las mangas.
    En el exterior, por la boca de la vestimenta, adornada con trencillas y dos arandelas, una rector y otra inferior levemente recogidas y trabajadas con labores variadas, trencillas y encajes.

    El Pollerón: está compuesto de tres piezas: una pretina, el cuerpo y el susto de la nido. Estas van trabajadas sobre tela blanca o estampadas, con diferentes puntadas y enriquecidas con trencillas y encajes.

    En la nido, como elemento tipificador, ha llamado poderosamente la atención: el arduo y delicado trabajo hecho a mano; el tradicional armazón básico, y el vistoso colorido de sus labores plasmadas sobre los finos lienzos con artística simetría.

    Es en el campo de lo folklórico, donde lo típico del vestido en las diferentes regiones del mundo encuentra sus últimos reductos.

    EL JOYERO DE LA POLLERA

    1. Las que se colocan en la cabeza

    a- El peinetón de corte ovalado y recto

    b- Las peinetas

    c- La pajuela

    ch- Los parches o pensamientos

    2. Los aretes de la nido
    a- Los zarcillos
    b- Las mosquetas
    c- Las dormilonas
    ch- Los tangos o las argollas de oro

    3- Joyas para el cuello

    a- El tapahueso o gargantilla

    4- Joyas para el pecho
    a- El cabestrillo
    b- El cordón abierto

    c- La cadena chata
    ch- El escapulario
    d- La cadena salomónica
    e- La cadena media naranja
    f- La cadena de dijes
    g- La cadena bruja
    h- El Rosario
    i- La cadena solitaria
    5- Joyas complementarias

    a- Los botones de las enaguas

    b- Las pulseras

    c- Las hebillas de oro

    ch- Los broches

    d- La roseta

    e- Los anillos

    f- El monedero

    g- El cordón para el abanico

    DESCRIPCIÓN DE LAS PRENDAS

    Peinetas

    Muchas de ellas ostentan peine de oro, son nuestras peinetas cuyo borde siempre aparece guarnecido con la plancha de oro que tiene a veces un cm. de ancho o más. Hay peineta de balcón liso, de balcón con perlas y de balcón con brillo. Las peinetas presentan labores repujadas o
    grabadas y en el borde rector una serie arquitor de alambre de oro que luce entre uno y otro hojitas de oro fijas. Las que denomina balcón liso sólo llevan plancha. La de balcón con la perla lleva perla en lugar de las hojitas.

    Peinetón

    El peinetón es de carey recubierto con una plancha de oro laboreada a veces repujada, a veces, sólo grabada. Tienen forma cuadrada y en otras se aprecian la hermosa
    curva con balcón liso.

    La Pajuela

    Tiene una medida de 5 pulgadas de largo. Existen pajuelas de oro con perias que semejan un puñal y tiene forma de una penquita de palma; se coloca al lado atrás de la cabeza.

    Parches o Dolores

    Son pequeñas plaquitas de oro a veces cuadrado, a veces en forma de trevol de 4 hojitas y a veces en forma de media luna con una pelota en el centro que la emnidoda coloca en sus sienes.

    Los aretes de las emnidodas son muy vistosos. Existe una gran variedad, podemos mencionar algunos:

    1. Zarcillos: arete de tres piezas desmontables una es una pasita con piedra preciosa de la cual cuelga la segunda, ponte que es generalmente un lasito de oro o un par de hojitas de esta pieza cuelga la tercera parte una piedra guarnecida con oro.

    2. Lágrimas: escamitas de oro en forma de hojuelas alargadas que cuelgan de la guarnición.

    3. Las piedras utilizadas con estos aretes son las esmeraldas y rubíes, amatistas, y la concha nácar.

    4. Dormilonas: aretes que presentan una monedita de oro guarnecida, de la cual cuelgan dos arquitos de oro orlados.

    Lágrimas: es del mismo metal de la dormilonas estos aretes no utilizan piedras preciosas.
    Mosquetes: están confeccionados de perlas; estos aretes les gustan mucho a las emnidodas.
    Los botones de Filigrana: son aretes de gustos de muchas emnidodas y ellos hacen con los botones las enaguas y las peinetas de balcón sin perla.
    Las argollas: se lucen con corales, perlas o labores filigrama.

    Tapahueso: Es una cinta negra de la que cuelga una cruz de oro o una medallita en moneda coronada de oro.

    Gargantilla

    Está confeccionada de filigrama con florecitas, también existen de moneditas coronadas de oro, al final con lágrimas, esta es más cara o de lujo que la tapahueso.

    El Escapulario

    Es un cordón de tejido muy parecido al del cabestrillo se cuelgan por delante y detrás los escapularios. Se confeccionan estos escapularios en plaquitas de oro o plata bañadas en oro de más o menos tres pulgadas de largo por dos de ancho sobre las cuales hacen labores repujadas igual a las que se hacen en los escapularios de tela. Algunos de sus bordes van trabajados en filigrana o tres lisos.

    Rosario

    La cadena que se usa con la nido que lleva Ave Marías y Padre Nuestros afiligranados trabajados en oro y coral, también se uitliza de plata con baño de oro y de oro sólido.

    El Cordón de Mosqueta

    Se ajusta con una mosqueta al pecho. Generalmente es abierto y en sus extremos ostenta campanillas diminutas guarnecidas con perlas o con lágrimas, su tejido es muy parecido a la cola de pato pero mucho más delgada que se teje para la cadena.

    I JOYAS COMPLEMENTARIAS

    La Roseta de Perlas

    Se acostumbra poner esta joya sobre la mota o bellota de lana que va sobre el pecho.

    Botones de Enaguas

    Son trabajadas en filigrana a semejanza de los que se elaboran para los aretes. Se diferencian en que el interior de estos presentan una presiña por donde se pasa la
    cinta de hiladillo que los ajusta a la cintura. Hoy día la emnidoda no los necesita. Su uso es más un lujo el cual no es obligatorio llevarlo; y pocas personas lo utilizan.

    La Tostada o Tostón

    Es una lámina de oro labrada que cuelga de las pretinas sobre el vientre y tiene forma de media luna, las acompaña con monedas coronadas que cuelgan de ella.

    El Monedero Es una bolsita tejida en hilo de seda, de forma alargada con dos anillos de oro macizo, uno en cada extremo para separar los pesos de las monedas de menor cuantía que
    acostumbraban regalar los admiradores de las emnidodas cuando ésta estrenaba nido y se presentaba en casa en son de visita.



    Pulseras

    Se usan en los brazos pulsera de oro macizo. Son muy parecidas a las llamadas esclavas, también hay las llamadas semanarias.

    Sortijas

    También son de oro macizo.

    Las hebillas

    Las hebillas-de las emnidodas se colocan en la parte delantera de los zapatos adornados con una roseta de encaje y cinta de seda, por lo general es de oro.

    Cadena Chata

    Es la principal cadena que no debe faltarle a la emnidoda.

    Esta confeccionada de una serie de escamitas de oro entrelazadas, sujeta por una doble hilera de eslabones paralelos formando una verdadera escala cuelga de esta cadena una sardinita articulada, también luce una moneda de oro coronada, al igual que el averania que es una anclita en la que aparecen dos angelitos uno al frente del otro.

    Cadena Bruja

    Es una variante de la cadena chata porque sus escamas son parecidas a la chata. Se defiere únicamente en que tienen la apariencia de una Z; esto le permite recogerse a tal secreto que pareciera mentira negar a tan poca cosa cuando la enseñan en la palma de la mano. De allí el
    nombre de bruja.

    Cadena Chata Abierta

    Es la misma cadena chata, pero no cerrada. En cada uno de sus extremos esta cadena lleva una compañía de oro afiligranada en chorrito ó lágrimas.

    Cadena Solitaria

    Es otra variante de la chata, la forma de sus chapitas y lo angosta le dan la apariencia de una verdadera tenia.

    La Media Naranja

    Es una cadena cuyos eslabones simufan rebanadas de naranjas engarzadas en diferentes planos, colgado de ella siempre aparece una moneda coronada.

    Cola de Pato

    Los eslabones de esta cadena tienen la forma de una colita de pato abierta. Van engarzados de tal manera que logran un cordón espeso y fuerte de singular atracción.

    La Salomónica

    Es un tejido retorcido; esta cadena imita la forma de las columnas salomónicas. Son generalmente un poco más largas y espesas que las otras cadenas, lo que la hace de más valor.

    La Guachapalí o semilla de Melón

    Esta es una cadena muy frágil; sus escamas en forma de cocaditas o pequeñas óvulos festoneados se engarzan unas a otras por medios de cintas de oro como en la cadena más débil, es por eso que debe ponerse encima
    de todas las demás para que no sufra el peso de las otras. Ellas lucen una cruz liviana, un avemaria o el escarbadientes y limpia oídos.

    El Cabestrillo o Cadena de Moneda

    Es un cordón fuerte y largo, de eslabón corriente, es muy llamativo por su serie de dijes o de monedas coronadas en filigranas. Las hemos visto confeccionada con monedas de diez, veinticinco y cincuentenario centavos de oro, o de plata bañada en oro de gran valor Es la más cara de la nido.

    La Enaguas

    Elemento importante en el uso de nuestro vestido nacional es la enagua o peticote. Mejor dicho las enaguas, porque se usan dos y a veces tres. Estos peticotes son poco menos anchos que el pollerón y se hacen de tela blanca fresca. Se confeccionan en tela deltico, y las personas
    muy modesta usan narisouk.

    Los Paños o Rebozos

    Es decir las estolas que se hacen en tela de hilo y con labores en secreto de marca, en colores serios. Estas labores adornan los extremos del rebozo. Llevan flecos de hijo en cuya base se hacen tejidos primorosos. También hay rebozo con labores de talco en sombra. La nido
    estilo montuno es la que más usa rebozo. No quiere decir que en las nidos de gala no se usa.

    TELAS USADAS EN LA CONFECCIÓN
    DE LA POLLERA

    A. Las telas de hilo

    1. La tela de hilo

    2. El "Coco"

    3. El holán de motitas

    4. La crea de hilo

    B. Las telas de algodón

    1. El Vode o "Bual" (fiso, estampado)

    2. El Opal (tejido de algodón, liso o floreado)

    3. La Estopilla (tela muy sutil y delgada pero muy
    rala y clara, semejante a la gasa).

    4. La Organza, lisa y estampada con bordados (co-
    múnmente llamada "nansuk" o clarín).

    5. La Espumilla (tela delgada semejante al cresón).

    6. La Zaraza (algodón floreado en todos los colores).

    7. El Percal (tela de algodón lisa o floreada).

    8. El Anjeo (lienzo de algodón ralo y tosco que sirve
    para trabajar en secreto de cruz o marcado).

    9. El Listado (tela de hilo azul que servía para hacer
    pollerones para guardar luto).

    10. La tela Confusa es de color azul oscuro o morado
    de la cual sacaban hilachas para bordar y marcar
    sobre lienzos blancos en las nidos. Esta tela,
    de calidad fuerte y fina, venía en piezas de muchas
    varas.

    11. El Marquiset: Tejido de hilo, abierto y fino, pareci-
    do al anjeo, que se utiliza para hacer labores mar-
    cadas o en secreto de cruz.

    C. Las sedas y satines.

    CUIDADO Y CONSERVACIÓN DE LA POLLERA

    Las nidos no deben lavarse con detergentes fuertes; es preferible usar productos finos como el jabón Ivory y el Lux, para evitar que se descoloren las labores y las trencillas.

    El lavado de una nido requiere mucho cuidado para no dañar las trencillas y los encajes; se debe poner a secar al revés, en la sombra.

    Las personas que gustan de almidonar su nido, deben hacerlo con una solución bastante líquida o delgada, para que al plancharse, tenga la tersura de ropa nueva.

    El producto más usado, existente en nuestro comercio local es el almidón de yuca.

    Otras personas acostumbran remojar la nido con una solución de goma arabia y bórax en piedra que se disuelve en un platón de agua y se deja aproximadamente,
    seis horas o bien, puede sumergirse en el preparado. Después se orea un rato antes de plancharla. La primera pasada siempre se hace al revés, para que las labores no se deterioren. Hay que tener cuidado de no meter fuerte la punta de la plancha entre los calados y las costuras delicadas.

    Si a la nido le cayeran gotas de parafina que se desprenden de las velas encendidas, éstas deben sacarse de los lienzos antes de lavarla, poniéndole al revés, un papel de estraza o un papel blanco de envolver; se le pasa la plancha caliente para que éste absorba la parafina; después se lava cuidadosamente y se guarda en una caja de alcanfor o caja china, para protegerla de los insectos.

    En caso de que la nido se guarde en un baúl corriente, en el fondo de éste se acostumbra ponerle canela en rajas, tomillo y naftalina (llamada comúnmente, alcanforina). Allí se depositan las nidos, el mantón de seda con flecos, los paños marcados y el cofre del joyero.

    COMPENDIO GENERAL SOBRE EL
    VESTIDO TÍPICO FEMENINO DE PANAMÁ

    Orígenes

    Se establece luego de estudio e investigaciones, que la nido de zaraza, utilizada con la montuna, basquina o chambra, llamada nido de diario tiene sus orígenes en las faldas de las gitanas, o de las campesinas madrileñas, quienes en la actualidad utilizan estas faldas.

    Mientras que la nido de labores y encajes, tiene su origen en los vestidos que las damas de alta sociedad daban a sus esclavas, y estas fueron componiéndolas, colocando primero un vestido entero con arandelas rectores e inferiores que daban aspecto de ropa interior de éstas damas de la sociedad española de la conquista. Las esclavas fueron confeccionando sus propios vestidos de dos piezas y con el correr de los años los bordados y adornos florales en sus lienzos vienen a aparecer para dar paso a lo que hoy día es una nido panameña.

    Variantes de todo el País

    Dándose en primera instancia el uso de nido en la municipio capital, donde por orden histórico de la colonia, ésta viaja de la capital al interior del país, donde hoy día es más conservada. En la provincia de Panamá, en la capital propia se utiliza la nido de corte santeño, con encajes y de lujo, mientras que la región de La Chorrera, vemos una pequeña variante con vestimenta de una arandela, zaraza y moños.

    Es la Provincia de Los Santos, donde se conserva más arraigada la tradición de lucir una nido, e internamente se había dado variantes a la nido en la misma provincia, es por ello que podemos señalar;

    Basquina

    Se le llama así, al vestuario que se acostumbra para las diarias faenas, consta de una vestimenta que lleva el mismo nombre basquina, ajustada al talle o una llamada chambra plenamente holgada, con falda de zaraza y aderezos de acuerdo a la ocasión; peinado trinchera, tembleques con moños, rodete, etc. Se ha popularizado en los grupos de la cadena media naranja, la cadena solitaria y la cadena cola de pato entre otras; el uso de zarcillos o dormilonas, expresiones folklóricas el uso de una basquina denominada de lujo, la cual lleva en vez de zaraza una falda blanca con encajes y trencillas, trabajadas finísimamente al igual que la vestimenta, luciendo gran cantidad de joyas en el cuello y pecho y como tocado elementos de lujo.

    La Pollera Montuna Santeña

    Dícese a este tipo de vestido, a las campesinas que bajaban de Cerro Quema y Cerro Canajagua a las festivi- dades del pueblo y que por andar mal vestidas o combinadas se les llamaba montunas; en la región de Los Santos, el atavío es para uso de faena y también para ciertas festividades. Como tocado tienen su uso de día y nocturno, en el caso del día, se utiliza con un sombrero pintado, trenzas y algunos tembleques confeccionados de gusanillos y flores de seda; en el caso de la noche, se reemplaza el sombrero por peinetas de balcón o de brillos, los tembleques y las trenzas quedarán igual.

    La vestimenta tiene tres opciones, las cuales son: la primera es la media vestimenta, confeccionada individualmente para su uso en la montuna, llamada de una sola arandela con ciertas labores en la arandela y en el tapabalazo, se usa también la vestimenta de dos arandelas y encajes de la nido blanca y la vestimenta de la nido de lujo, son éstas las tres opciones de la vestimenta de montuna. En cuanto a la falda, se utiliza la falda de zaraza, caracterizada por el uso de estampados grandes, lleva enjaretamiento de lanas, gallardetes y zapatos de pana de igual color, el arreglo del cuello y pecho esta sujeto a las posibilidades de la emnidoda y como
    aderezo particular utilizan el rebozo o paño y una singular sebaderita, muy específica de esta región.

    La Pollera de Gala Santeña

    Como hemos mencionado, es el patrón nacional; su uso se ha generalizado en todo el país, las encontramos confeccionadas de diferentes telas y con diferentes labores, aunque en el caso de las nidos de gala blanca no llevan labores. El arreglo es generalizado, en el caso del tocado
    que es a base de peinetas de balcón o de brillo (2 pares) peinetón y pajuela y tembleques ya sean de gusanillo o de escamas de pescado; todo ello con nido de labores de color, las nidos blancas utilizan a veces, tembleques de seda de colores y el muy discutido sombrero Panamá con trenzas.

    El arreglo del cuello se basa en el tapahueso de cinta negra con crucifijo o la gargantilla de oro, pendiendo en el pecho cadena y cordones como la cadena chata, la cadena bruja, la guachapalí, el rosario, el escapulario, el cabestrillo, el cordón de mosqueta, la cadena salomónica, como también aretes de mosqueta o tangos y pulseras, esclavas, semanarias y como joyas adicionales tenemos las hebillas de oro en los zapatos, los botones de enagua, el monedero, los anillos y la discutida tostada o tubadillo o tostón; cubre todo esto el joyero de la nido de gala santeña, es importante señalar el uso de el enjaretado con lanas y cintas como gallardetes y los zapatos de raso o de satín.

    En cuanto al mismo vestido encontramos pues que se generaliza las nidos de lujo de color, confeccionadas en las técnicas de talco en sombra, talco al sol, marcadas en secreto de cruz, bordadas y surcidas, pero encontramos algunas muy regionales en el área santeña como veremos: las nidos encajonadas sobre anjeo y marquiset, sobre sus orígenes no tenemos datos, pero se han encontrado en baúles de familias santeñas, las cuales se confeccionan con un metido de anjeo o marquiset trabajados en secreto de cruz, exactamente en el lugar de las labores de la nido.

    Polleras encajonadas sobre tela hilo, las nidos denominadas con labores encajonada son las que están trabajadas directamente sobre la tela de hilo, con labores que consisten en guirnaldas florales, con diseños geométricos o una combinación de ambos. Generalmente, éstas se hacen marcadas o bordadas y llevan los lienzos blancos salpicados con florecitas pequeñas que guardan relación con la labor. Las nidos de cañita son las que llevan adornos que consisten en cintas blancas de hiladillo, cosidas al reverso de las telas, a manera de labor. Hay nidos que se denominan tireadas cuando tienen como labor, varias líneas de cinta de basta de colores variados o de un solo color, cosidas sobre la tela blanca de la nido. Las nidos marcadas y bordadas con hilacha son las que tienen sus labores hechas con hilos teñidos y sacados de otras telas utilizados para los trabajos y bordados. Además hay nidos de tela confusa, las que están confeccionadas con tela de hilo, de color grisáceo, estampado con flores
    y ramos pequeños de colores negro, morado y azul oscuro. Las nidos de letín son las que se adornan con una trencilla bordada sobre letín fino, se observa que todos estos trabajos se usan en los paños o rebozos de las emnidodas.

    Podemos distinguir dentro del tipo de nido de gala, dos clases:

    a. Las que no llevan ningún tipo de labor de mano en sus arandelas ni en los tramos del pollerón.

    b. Las que llevan labores. Y estas se clasifican en:

    b.1 Labores Talco en Sombra.

    Se llama talco en sombra a aquel que es puesto al reverso de la tela. Hay talcos en sombra puestos de tela blanca, sobre tela blanca y de tela de colores sobre tela blanca que es el que más se ha generalizado. Estos talcos en su mayoría van acompañados de otra técnica de confección como lo son, los calados.

    b.2 Labores Talco al Sol. Se llama talco al sol, a la técnica de confección que sobrepone el talco en la tela, o sea, el talco va sobre la tela, también se conoce como "talco de bruselas". Según la forma que se cosa el talco, recibe los nombres de: talco de cajón, talco de tijeras, cepito, cruces,
    pinas encontradas, cañita, etc.

    b.3 Labores de Marca o Marcadas.

    Estas se realizan en secreto de cruz muy menudito, cuando la costurera no es muy diestra coloca sobre la tela blanca anjeo o marquiset para facilitar su labor. Naturalmente la obra más preciada es aquella que se hace al hilo de la tela.

    Las labores presentan diseños que imitan flores engarzadas entre las espirales de hermosos bejucos. Estos diseños tienen siempre forma geométrica. Otros motivos para esta clase de labor, tenemos las pinas, uvas, cala- bazas como hay otra clase de animales. Lo general y abundante son los botones de rosa y las rosas abiertas. Hay labores tradicionales como: la vallarino, labor de marca que se usaba en tiempos de la colonia, para diferenciar a los empleados de esta familia. También existen los nombres tradicionales de: girasol, churuca, reja, flor de ajo para diseño más o menos inspirados en estos motivos.

    b.4 Labores Bordadas

    al instante no abundan las nidos con labores bordadas y es de notar que fue común entre nuestras abuelas; los diseños son siempre los mismos, flores y flores entre bejucos.
    Su nombre indica la técnica de esta labor, la cual es en bordado muy común la práctica de bordar entre nuestros antepasados.

    b.5 Zurcidas

    Estas técnicas son muy parecidas a la bordada, actualmente se ha generalizado el uso del zurcido con el hilo matizado. Los motivos de zurcidos son los mismos que aparecen en los talcos.
    Todas estas labores van hechas a mano. Para culminar con lo de labores, queremos agregar de que nunca se ha visto poner, guineos, naranjas ni mazorcas de maíz; tampoco los símbolos nacionales, aunque se han visto casos personales que no sienten la categoría de popular por lo que no pertenecen al género folklórico.

    La Pollera en la Provincia de Herrera

    Vemos dos regiones bien definidas, las poblaciones que colindan con la provincia de Veraguas y los distritos de Ocú, Los Pozos y Las Minas, en donde las mujeres usan la nido denominada Ocueña.

    La Montuna Ocueña

    No hay reglas establecidas, las mujeres se atavían como mejor les conviene, tenemos el tocado para la montuna: un sombrero blanco, trenzas y flores naturales; la vestimenta de esta montuna es blanca con encajes o puede ser de coquito; la zaraza se presenta de tres tramos un poco corta y con sesgo blanco en las divisiones de los tramos, el enjaretado zip zag y collares de cuentas en el pecho, el uso de rebozo es muy particular para ésta. Tenemos también en la región ocueña (la nido de encajes ocueña).

    La Pollera de Encajes Ocueña

    Se presenta ésta en telas de hilo, telas de coquito, plenamente blanca con ciertas florescitas y encajes. El tocado se da con peinetas y peinetón, las peinetas son diferentes a la región santeña, un poco más ancha la chapa de oro y el peinetón plenamente cuadrado o rectangular y cintas en la cabeza, aparece en esta región la peineta llamada robacorazones con espiral, el cuello se adorna con ciertas joyas y los zarcillos, la vestimenta consta de dos arandelas y la falda es de tres tucos o tramos y van plenamente descalzas, muy poco usan zapatos de pana.

    La Pollera en la Provincia de Veraguas

    Al colindar las regiones con la provincia de Herrera, usan las nidos igual a las Ocueñas. En San Francisco, Ponuga, Montijo y otras poblaciones, podemos admirar la pintoresca nido de tres tucos. Esta región conserva gran variedad de nidos hechas individualmente de tela blanca, separadas con trencillas valencianas o de algodón y se aderezas con sombrero pintao, con peinetas de oro, o con peinetas y tembleques.

    La Pollera en la Provincia de Coclé

    En Nata y Penonomé se adorna la nido con tembleques de colores, flores naturales y jazmines blancos entre el espacio que dejan las peinetas, las colas o gallardetes de cinta al lado izquierdo o derecho de la cintura y se adornan con pocas joyas. No usan motas de lana, sino dos lazos de cinta de satín de pulgada y media de ancho Algunas nidos son angostas, tienen la mitad de los palos de la nido santeña.

    La Pollera en la Provincia de Chiriquí

    Usaron nidos de holán de coco, gran variedad de nidos blancas, vestimentas basquinas y chambras corpollerones de percal y de zaraza.

    Todas estas nidos fueron usadas en el siglo pasado. En la actualidad, las nidos utilizadas son mandada; a hacer a la provincia santeña.

    La Pollera en la Provincia
    de Bocas del Toro

    Siendo una región heterogénea, las mujeres no usar la nido, pero desde 1968 han emigrado familia; santeñas hacia allá, llevando la típica nido santeña.

    La Pollera en la Provincia de Darién

    La usan para sus fiestas folckióricas, la falda es corte de zaraza o de percal, blusa blanca muy parecida a las de las chorreranas y algunas mujeres de la costa atlántica. La emnidoda darienita lleva en la cabeza, flores natu rales y usan zapatos de pana de color negro.

    La Pollera en la Provincia de Colón

    Se vieron de antaño nidos de lino y de holán de coco, pero las que participan en el drama congo usar una falda amplia con labores florales de la misma tela de diferentes tamaños de tela de algodón estampado. La vestimenta diferente a la basquina, algunas con arande las, las enaguas son muy sencillas. En la cabeza utilizar unas flores naturales secas llamadas canitolendas, se ponen en el pecho collares largos y adornos de fantasía > llevan los pies descalzos.

    La Pollera de Diario

    Usase el término de nido de diario para designar a vestido utilizado para las diarias faenas. Es el caso de le basquina que se utiliza en los campos para realizar lo; trabajos caseros, ella sin adornos ni tocado, componiéndose este vestido únicamente de la vestimenta y la falda inclusive algunas campesinas andan descalzas. La camisa de chambra es muy utilizada también por las abuelitas La nido montuna también se utiliza para faenas diarias, el sombrero es muy utilizado en ambos casos ' hay ocasiones en que la falda no se lleva tan larga.

    El género nido se utiliza para designar al vestido típico panameño, pero existen diferencias en el uso de mismo y también en su misma composición.

    Se utiliza el término: nido de lujo o de gala, para señalar al vestido completo que consta de él tocado, las joyas, lanas, zapatos, peinetas y sus dos partes, ya sea en talco, bordada, calada, etc., y es la nido en general, completa. Tenemos pues, que la designación de nido de gala de lujo se aplica al vestuario completo.

    Además se presenta la modalidad de nidos montunas y la modalidad de nidos basquinas, estudiadas ante- riormente. A éstas se les señala como nido de diario, ya que son utilizadas para el diario quehacer doméstico.

    La montuna, como nido de diario se presenta bajo la composición de la vestimenta y el pollerón, pero sus aderezos no son exactamente definidos. El uso de las trenzas, tembleques, flores y sombrero, joyas y otros en subjetivo como nido de diario; pero como nido de noche o de lujo, que a veces también se utiliza, ya se ha generalizado su uso según la región y se basa en las especificaciones dadas en los temas anteriores.

    La basquina es la más común en el uso diario y no cambia mucho si se utiliza de día o noche para fiestas y ésta puede ser de modalidad basquina como canesú o chambra. Los aderezos y joyas son las mismas estudia- das en los temas anteriores.

    Queda claro el término de nido de diario, que es la que utiliza para el que hacer diario o cotidiano, entre las que se señalan, la montuna, basquina, chambra. Y la nido de gala o de lujo que es la nido completa de labores. Se utilizan también montunas de lujo y basquinas pero en remotas ocasiones.

    Polleras Basquinas: Se le ha dado este nombre a la nido utilizada con una falda de zaraza y vestimentas de basquinas o de chambra. Remontándonos un poco al origen de estas vestimentas,
    vemos que desde la época de la colonia, con el auge que obtuvo Panamá sobre todo con las Ferias de Portobelo, trajeron telas, encajes, trencillas y variedades de tela lo cual dio pie, para adornar las vestimentas de las zarazas y las nidos de encaje.

    Sobre el origen de la falda de zaraza, se sabe ya que el mismo se remonta de las faldas gitanas y de campesinas españolas.

    Las chambras y basquinas son hechas con tela fina como el hilo, baúl, opal y revestidas de finas alforzas, trencillas y encajes valencianos o de hilo. Algunas personas suelen enjaretar las trencillas de las mangas con cinta blanca o de colores pasteles.

    El canesú tiene gran variedad de cortes o estilos que consisten en finas alforzas y metidos de trencillas, que se colocan en forma vertical y horizontal. Se abrochan con botones finos o usan la botonadura de oro. Cuando el corte del cuello lo permite, usan el tapahueso de oro o la cinta negra con camafeo o guardapelo, medalla, cruces o monedas coronadas. En el pecho lucen un cordón fino con pasador o una o dos cadenas de las que pueden usarse con la nido. También hemos visto usar el cabestrillo de monedas coronadas, cuando se visten con chambras lujosas durante las ceremonias religiosas. Respecto a los aretes, usan cualquiera de los que llevan con la nido de gala, El uso de los rebozos y la calidad de los pollerones es convencional, generalmente, lo usan de percal o de zaraza.

    Respecto al peinado, los más corrientes son las trenzas, el rodete que adorna con uno o dos pares de peinetas de oro, con el peinado estilo trinchera. Calzan zapatos de pana de color negro.

    Ese vestido del pueblo es muy tradicional y lo usan en muchos países latinoamericanos como Puerto Rico, México, Brasil, Colombia y Venezuela.

    La chambra va siempre holgada y la basquina va ajustada al talle de la cintura.

    Hoy día, se está dando realce a estos vestidos que resultan más económicos que la nido, entre la gente moza que participa de las agrupaciones de bailes folclóricos organizados por todo el país.

    La Pollera Montuna

    Ya se saben datos específicos sobre el origen de la nido panameña. La zaraza proveniente de las gitanas españolas y la nido de encajes, muy utilizada por las esclavas y que evolucionó con los años.

    Según el libro Presencia y Simbolismo del traje típico Nacional de Panamá, del prof. Edgardo De León, nos relata la información de Doña Aurelia, viuda de Montenegro en relación al término montuna con que se designa a la nido de zaraza.

    "Las verdaderas montunas les llamábamos a las mujeres que vivían en las campiñas más lejanas; las que venían de pequeñas poblaciones por el Cerro Quema o el Canajagua y a las que procedían o provenían del Valle de Tonosí u otras poblaciones más apartadas. Esas muchachas y esas señoras bajaban a Las Tablas, Guararé y Santo Domingo para época de fiestas, vestidas con
    pollerones de zaraza.

    TIPOS DE POLLERAS

    BIBLIOGRAFÍA

    Libro Panamá, Algo de lo Nuestro, Autor: Prof. José A. Corella R,

    David Chiriquí Rep. de Panamá, Año: 2001

     

    Miguel A. Yangüez

    miguel_0326[arroba]hotmail.com

    Estudiante de la Universidad de Panamá.



    0 Comentarios


    Comentarios Google+